ENERGÍA NUCLEAR: EL PODER DEL ÁTOMO

LA RADIACIÓN NATURAL


(Con información del Consejo de Seguridad Nuclear)

Las principales fuentes de emisión de radiación son las pruebas y las centrales nucleares, y en menor medida, las pruebas médicas. Sin embargo, éstas no son las únicas fuentes de emisión de radiaciones que podemos encontrarnos, también existe la llamada RADIACIÓN NATURAL. Gran cantidad de elementos de la naturaleza y de productos que utilizamos cotidianamente emiten radiactividad.

DOSIS MEDIA RECIBIDA EN UN AÑO POR UNA PERSONA EN ESPAÑA

RAYOS CÓSMICOS.- Podemos hablar de una radiación que nos llega del espacio en forma de Rayos Cósmicos. Se puede hacer bien poco para evitarlos, ya que atraviesan casi todos los materiales (incluso entran en nuestras casas). La dosis media que una persona recibe al año por esta radiación es de 0,25 miliSievert (mSv) -sepa qué es un Sievert-, aunque puede oscilar entre 0,2 y 0,3 mSv. Una persona puede recibir 100.000 rayos de neutrones y 400.000 rayos secundarios a la hora. Por su parte, una persona que viaje habitualmente en avión realizando vuelos transoceánicos estará más expuesta a estos rayos, ya que su poder aumenta con la altura (10 mSv. a 15 Km. de altitud).

RADÓN.- EL gas radón procede del uranio que se encuentra en la tierra de forma natural. La dosis media que en España se recibe por este gas se encuentra en 1,2 mSv., pudiéndose alcanzar hasta 40 mSv. en alguna zonas de la Península Ibérica.
Esta dosis se recibe principalmente en el interior de los edificios, ya que se concentra más que en el exterior, donde se dispersa con mayor facilidad.

RAYOS GAMMA.- La tierra y los edificios emiten esta radiación, la más dañina. Todos recibimos continuamente estas ondas electromagnéticas de alto poder. La tierra tiene radiactividad natural, y puesto que gran cantidad de los productos y materiales que utilizamos en nuestra vida cotidiana procede de ella, también aquellos emiten rayos gamma, en el exterior y en el interior de los edificios.

La dosis media por año que una persona recibe en España por estos rayos es de 0,45 mSv., pudiendo llegar a 1 mSv. en ciertas zonas. La zona occidental de la Península está más expuesta, al igual que al radón; la parte de Galicia en especial.

Alrededor de 30.000 átomos emisores de rayos alfa, beta y algunos gamma se desintegran cada hora en nuestros pulmones, procedentes del aire que respiramos. Por su parte, somos atravesados por más de 200 millones de rayos gamma a la hora procedentes del suelo y de los edificios.

ALIMENTOS Y BEBIDAS.- Nuestros alimentos e, incluso, nuestro cuerpo, tienen radiactividad natural. El potasio 40 en concreto es la fuente principal de radiación interna (debida al material radiactivo introducido en nuestro cuerpo a través, fundamentalmente, de los alimentos).
La dosis media anual que una persona recibe por este concepto es de 0,3 mSv., de los cuales 0,18 mSv. proceden del potasio 40. El rango en que varía esta radiación por alimentos está entre 0,1 y 1 mSv. Es muy difícil eliminar esta radiación.

El marisco es el alimento que más radiación natural concentra, de tal manera que una persona que habitualmente coma muchos mejillones, ostras, chirlas y caracoles marinos, puede recibir hasta un 50% más radiación por alimentación que la media de la población.
Aproximadamente 15 millones de átomos de potasio 40 y 7.000 átomos de uranio natural se desintegran en nuestro interior cada hora.

LLUVIA RADIACTIVA.- La radiactividad liberada en la atmósfera, principalmente de pruebas nucleares, se deposita poco a poco sobre la superficie de la tierra a través de la conocida como lluvia radiactiva. La dosis media recibida por la población por esta causa ha pasado de valores altos en las décadas de los 50-70 (hasta 0,08-014 mSv.) a los valores actuales, del orden de 5 microSievert, aunque en algunos lugares alcanza los 10 mocrosievert.
Como puede observarse en la gráfica, el aumento de radiactividad de 1.986 se debe al accidente de la central de Chernobil.

LÍMITES ANUALES DE DOSIS DE RADIACTIVIDAD

Los límites anuales de dosis radiológica fijados por la Unión Europea que una persona puede absorber son, para los trabajadores profesionalmente expuestos (los que habitualmente están sometidos a radiaciones ionizantes) de 20 miliSievert (100 mSv. de promedio en 5 años). Para la población en general el límite está en 5 mSv.